23 de octubre de 2007

Italia '90

provista por Ezequiel Ponce

La copa efectuada en 1990 fue una de las más decepcionantes. En contados casos el futbol fue brillante... Fue defensivo, lento e incluso la final fue deslucida, tanto que la diferencia fue marcada por un penal que aún se discute.

Argentina tuvo el nada honroso privilegio de ser la primera selección en no anotar en una final de Copa del Mundo. Italia '90 se recuerda por la lejana imagen del Maradona que brilló cuatro años antes, por el llanto del divo que tanto había dado al Nápoles y por las dos expulsiones de argentinos en el juego decisivo.

De por sí, el mismo país organizador no había podido levantar el ánimo mundialista, a grado tal que fue eliminado en penales en la semifinal, y en la otra semifinal los alemanes, también en penalties, habían desplazado a los ingleses.

La máxima estrella de los italianos, fue un desconocido centro delantero de la Juventus, Salvatore "Totò" Schillaci, quien marcó 6 tantos y se volvió el héroe de los azzurri al conseguir el liderazgo de goleo.

Quizás uno de los momentos brillantes durante el mundial fue la reaparición de Camerún en una Copa del Mundo. De la mano de Roger Milla, los cameruneses pusieron en aprietos a colombianos e ingleses hasta llegar a cuartos de final donde fueron eliminados por el equipo de la rosa.

En la final, otro de los héroes del mundial, Sergio Goycochea no pudo detener aquel penal disparado por Andreas Brehme, discutido y marcado por el árbitro uruguayo, que representaba a México, Edgardo Codesal. La única representación de los mexicanos (la selección fue castigada por un fraude en las actas de nacimiento de jóvenes que participaron en torneos sub-20) fue uno de los hechos más polémicos de la historia en la Copa del Mundo.

En esta ocasión, la cifra de países participantes en la fase eliminatoria disminuyó por primera vez en la historia de las copas del mundo: en 1986 se habían sumado al mundial 121 países, y para 1990 se integraron 112.