30 de marzo de 2011

El 2 de abril

por Ezequiel Fernández Moores/Canchallena.com

Osvaldo Ardiles volvió no muy convencido a Tottenham Hotspur en 1983. Había sido la gran figura del equipo hasta antes de la guerra y todos lo amaban en el club inglés. Pero Malvinas todavía estaba cerca. En la cancha del Southampton era abucheado cada vez que tocaba la pelota. Apenas lo tuvo cerca, el arquero John Budgie Burridge le dijo algo acerca de las Falklands. Una década después, Ardiles llegó al Newcastle como DT. El arquero era Burridge. "Ardiles lo ignoró cuando Burridge le tendió la mano y simplemente le dijo al club que lo echara". Lo contó el lunes pasado un artículo publicado por el diario inglés The Independent, al reseñar el flamante libro autobiográfico de Burridge ("Budgie: The Autobiography of John Burridge"). Único futbolista que jugó hasta los 43 años en la Premier League, Burridge cuenta en su libro que pensó en suicidarse tras su retiro. Pasó cinco meses internado. "En el primer piso, estaban los depresivos; en el segundo, los alcohólicos, y en el tercero, los adolescentes adictos a las drogas. En una terapia grupal, una mujer contó que estaba allí porque había perdido a su esposo y tres hijos en un accidente. Y yo dije que también había querido suicidarme porque tenía 47 años y ya no podía seguir jugando en la Premier League".

Artículo completo »