20 de noviembre de 2013

Entrevista a Daniel Brizuela: Proyecto Udinese Latinoamérica

por Daniela Asaro Romanoff

Como futbolista profesional, Brizuela jugó en Argentina, España, México, Ecuador y Chile. Realizó el curso de Director Técnico en la Asociación de Técnicos del Fútbol Argentino y el de Director Deportivo en el Instituto Terciario Club Atlético River Plate. Haciendo las veces de entrenador, trabajó en Argentina, México y Ecuador. Como director de scouting, participó en Racing Club de Avellaneda, San Lorenzo de Almagro y Atlas de Guadalajara. Actualmente se desempeña como Director Deportivo del Proyecto Udinese/Argentina.

ASARO ROMANOFF: ¿Qué es el proyecto Udinese Latinoamérica?

BRIZUELA: La idea principal es el posicionamiento de nuestra institución, en esta zona del planeta; donde no se descubre nada al decir que de esta tierra nacen grandes talentos del deporte más hermoso del mundo como lo es el fútbol. A través de esta idea, nace la principal actividad del proyecto de realizar un trabajo exhaustivo de captación de futbolistas juveniles/infantiles en Argentina y toda Sudamérica y al mismo tiempo Udinese Calcio sigue creciendo y posicionando su marca a nivel mundial, para estar a la altura de los clubes más importantes del mundo.

ASARO ROMANOFF: ¿Los entrenadores son cuidadosos de no dar a los niños demasiados compromisos de fútbol?

BRIZUELA: Los profesionales que trabajan en el proyecto Udinese/Argentina, son de jerarquía, de mucha experiencia y están altamente capacitados; al mismo tiempo son especialistas en cada área, de esta manera logramos bajar el índice de error, para que el niño pueda desarrollar su talento naturalmente. En nuestro Centro de Alto Rendimiento, los jugadores cuentan con todas las necesidades, para lograr su mejor nivel y explotar su talento de la mejor manera y sin presiones; siempre sabiendo que el fútbol es un juego y de esta forma lo implementan los especialistas.

ASARO ROMANOFF: La educación es importante; por desgracia, muchos jugadores se portan mal porque carecen de la educación para el sentido de la realidad cotidiana, ¿qué te parece?

BRIZUELA: Creo que siempre hay que fomentar el estudio, no sólo por la importancia de su capacitación, sino que al mismo tiempo creemos que el futbolista puede interpretar mucho mejor el juego: es muy difícil que un futbolista sepa interpretar el juego si no exige su coeficiente mental y en esto el estudiar deja su huella. Al mismo tiempo siempre les digo, que el fútbol es para un momento de la vida y el estudio es para siempre.

ASARO ROMANOFF: En 2009 estando en Sestola, he seguido el entrenamiento de retiro de verano del Bologna Calcio. Rápidamente me di cuenta que Daniel Osvaldo tenía mayor capacidad que sus compañeros, una técnica extraordinaria. ¿Los jugadores de América Latina son tan buenos porque tienen entrenadores que están más atentos a la técnica, en tu opinión?

BRIZUELA: Creo que es una mezcla de 2 situaciones que se dan en esta parte del mundo. No creo que exista una explicación lógica para definir esta situación; es como responder por qué Maradona y Messi nacieron en Argentina. Acá hay una mezcla de genética que conspira para que todo esto suceda: es bien sabido que en Argentina hay una descendencia muy importante de Europa y tal vez sumado a la mezcla con los criollos de esta zona y a la riqueza de su tierra puedan desarrollar un talento único, pero nadie es dueño de la verdad y esto es lo apasionante del fútbol. Pero sí es muy cierto que en mi país, al talento innato que tienen sus futbolistas, le agregamos un fuerte trabajo de técnica individual, desde que se inician en el fútbol infantil.

ASARO ROMANOFF: Údine está muy cerca de mi ciudad, la conozco bien. El estilo de vida es muy diferente a la forma de vida en cualquier ciudad de Argentina. ¿Es probable que los chicos llevados a Italia sean inadaptados? ¿La familia suele ser capaz de seguirlos?

BRIZUELA: El futbolista argentino está capacitado para adaptarse a cualquier forma de vida, incluso cuando son menores de edad; es parte de nuestra idiosincrasia… Será tal vez porque nuestros ancestros vinieron de Europa o al menos es lo que a mí me parece; lo cierto es que dejamos cualquier cosa con tal de luchar por nuestro sueño "jugar al fútbol" y jugar en Europa. La familia siempre sigue a sus hijos, es lo más fuerte que tiene un ser humano y sabemos que lo más importante es estar juntos.

ASARO ROMANOFF: Darles demasiado dinero pronto termina por arruinarlos, ¿qué te parece?

BRIZUELA: En Argentina los futbolistas - incluso del fútbol infantil - ya tienen sus representantes: me parece una locura, pero así se viven los días por este entonces; lo que conlleva que los futbolistas menores de edad, sean los que menos manejan el dinero y esto hace que los padres muchas veces elijan el camino equivocado; hoy me preocupa más en esta parte del mundo, que los pequeños futbolistas cargan a cuesta con responsabilidades económicas familiares que hoy no les incumbe; ellos deberían dedicarse a jugar y disfrutar porque todo lo otro llega solo; pero muchas veces sucede todo lo contrario, con todos los trastornos que esto significa y esto no permite que emocionalmente se desarrollen de la mejor manera.

ASARO ROMANOFF: Demasiada visibilidad televisiva los hace caprichosos, ¿qué te parece?

BRIZUELA: Es más de lo mismo: todo tiene que ver con todo; nadie protege al menor, al ser un niño prodigio todos quieren tenerlo cerca y esto significa mucho dinero y muchos intereses para todos. Por eso es tan importante la familia y sus valores; la cordura de sus padres para utilizar herramientas como el respeto por el otro, como la mejor expresión social que pueda existir, es la que permite a las personas tener los pies sobre la tierra.

ASARO ROMANOFF: ¿Alguna vez has conocido a un chico sencillo y bueno al que luego lo encuentras convertido en un gran campeón que se comporta al estilo de Hollywood?

BRIZUELA: En mi caso personal, aún no me ha sucedido y esto no quiere decir que no me pueda acontecer. Intento manejarme en la vida tratando siempre de no hacer a otros lo que no me gustaría que me hagan a mí, y tal vez esto me ha dado una gran relación con mis alumnos por así llamarlos.

De todas maneras, todas las personas no son iguales y muchas veces el talento viene acompañado por situaciones de vida extremas y esto hace que algunas relaciones sean más difíciles que otras, pero creo en el amor como la mayor fuerza que pueda existir en esta vida e intento siempre manejarme con esta herramienta en todo lo que hago: el amor a la profesión y a los que participan de ella, logra cosas impensadas.


Gracias a Hugo Hernández, Secretario Técnico del Proyecto Udinese Latinoamérica.